Llega a acuerdo en la mediación

El alcalde de Samahil, Isaías Salomón García Aguayo, aceptó pagar el adeudo que tiene con un empresario de Umán por la venta de una camioneta, con lo que evitó que penalmente le imputen de fraude.

A diferencia de otras ocasiones en que fue citado a comparecer, el regidor acudió puntualmente al Juzgado de Control con sede en Umán, donde al mediodía se programó la audiencia de imputación a cargo de la jueza Diana Yadira Garrido Colonia.

El funcionario acudió acompañado de abogados y cercanos colaboradores. Poco antes de la audiencia por ministerio de ley se le aplicó una reforma: acudir a una oficina de mediación a fin de que las partes diriman el problema y si no hay solución, se procede a la audiencia de imputación.

Todo estaba listo para la audiencia en la que incluso, se podría ordenar la prisión preventiva contra García Aguayo, a criterio de la jueza y ante las inasistencias del funcionario a las citas que le envió el Ministerio Público.

Etapa

En la oficina de mediación se reunió el alcalde de Samahil con el quejoso Mario Isidro Dzib, quien reclama que no pudo cobrar un cheque por poco más de $400,000 porque carece de fondos. El cobro es a raíz de la confianza que había entre ambos y como producto de un adeudo y la venta de una camioneta que el regidor no entregó al denunciante.

De acuerdo con la ley aprobada el año pasado, los presidentes municipales dejaron de tener fuero, protección que impedía que fueran detenidos, en su caso. Por tanto, el funcionario sería el primero en ser aprehendido a partir de esa reforma.

De no haber acudido ayer, sin causa justificada, el juzgado estaba en facultades de expedir la comparecencia por medio de la fuerza pública y determinar, en la audiencia de imputación, si se aplicaba la prisión preventiva como medida cautelar u otras que señala la ley como llevar un detector electrónico de ubicación, depositar una garantía que perdería en caso de abandonar el proceso, no salir de Yucatán, etcétera.

El conflicto no ha terminado, ya que el quejoso y el acusado, acompañados de sus asesores jurídicos, acordaron que el pago será en parcialidades, pero en caso de que el funcionario no cumpla, se le puede llamar de nuevo a la imputación con las consiguientes medidas cautelares.

La información fue escasa, aunque se averiguó que los pagos se harán cada determinado tiempo, con lo que el alcalde de alguna manera acepta el adeudo.

Una hora después de llegar, el regidor se retiró y enfiló en un vehículo rumbo a Umán, en sentido opuesto de la carretera queda Samahil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *