Repartidores imponen su ley a las tortillerías

En la capital yucateca existen unos mil 200 repartidores de tortillas en motocicleta, quienes, a decir del presidente de la delegación Yucatán de la Cámara Nacional de la Industria de la Masa y la Tortilla, Luis Antonio Quijano López, se dan el lujo de imponer condiciones a los industriales de la masa, como la exigencia de que se les proporcionen vehículos nuevos para el reparto y hasta les regatean el precio del producto.

“De acuerdo con el registro que tenemos en la cámara, hay 680 tortillerías establecidas en Mérida, además de otras 600 en el interior del estado, que se enfrentan a la misma problemática, lo que ocasionó que, en los últimos tres años, más de 60 molinos cierren sus puertas por no poder competir contra la situación”, explicó.

Dijo que en la actualidad hay propietarios de tortillerías que apenas venden 400 o 500 pesos diarios en el mostrador, lo que no es suficiente para cubrir los gastos de operación y hacer frente a sus compromisos contraídos, incluyendo el pago de impuestos, y para no cerrar terminan por animarse a contar con una moto para vender su producto en las calles.

“Un vendedor en moto, mínimo vende 50 kilos y hay quienes venden hasta 200 al día, pero hay que darle un precio de tres pesos menos por kilo para que pueda ver atractiva la actividad, así es que si vende 100 kilos gana 300 pesos limpios, sin que pague impuestos.

“Mientras, al industrial le queda por la misma cantidad de producto, un margen de ganancia de sólo 200, de los cuales hay que quitar la gasolina, la mensualidad de la moto (si la está pagando), el mantenimiento y hasta las pinchadas de llanta, sin contar con el gasto de electricidad y gas que se emplea para hacer las tortillas, sin olvidarse de los impuestos”, indicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *